ARTRODESIS CERVICAL ANTERIOR. ¿ EN QUÉ CONSISTE?

La artrodesis cervical anterior es un procedimiento quirúrgico utilizado para tratar diversas patologías de la columna cervical y restaurar la estabilidad de la misma. Consiste en la fusión de dos o más vértebras cervicales, lo que limita su movimiento y proporciona un alivio del dolor asociado con ciertas condiciones médicas.

¿En qué consiste la artrodesis cervical anterior?

La artrodesis cervical anterior implica la realización de una incisión en el cuello, generalmente en el lado derecho. A través de esta incisión, el cirujano accede a la columna cervical y retira el disco intervertebral dañado o herniado. Luego, se reemplaza el disco por un injerto óseo, que puede provenir del propio paciente o de un donante, o se utiliza un sustituto óseo sintético.

El injerto óseo actúa como un puente entre las vértebras adyacentes y, con el tiempo, promueve el crecimiento de nuevas células óseas, fusionando así las vértebras y proporcionando estabilidad a la columna cervical.

INFORMACIÓN DE LA ARTRODESIS CERVICAL ANTERIOR

Este tipo de procedimiento se utiliza comúnmente para tratar diversas condiciones médicas, entre ellas:

  • Hernia de disco cervical: Cuando el disco intervertebral entre dos vértebras se desplaza o hernia, comprimiendo las raíces nerviosas y causando dolor y/o entumecimiento en los brazos.
  • Estenosis espinal cervical: Un estrechamiento del canal espinal que puede provocar compresión de la médula espinal y causar debilidad o problemas de coordinación.
  • Fracturas cervicales: Lesiones en las vértebras cervicales debido a traumatismos, caídas o accidentes.
  • Espondilosis cervical: Desgaste y degeneración de los discos intervertebrales y las articulaciones facetarias que pueden causar dolor y limitar el movimiento del cuello.

La artrodesis cervical anterior generalmente se realiza bajo anestesia general y puede durar entre 1 y 3 horas, dependiendo del número de vértebras a fusionar y la complejidad de la condición del paciente.

Después de la cirugía, el paciente suele permanecer en el hospital durante unos días para controlar su recuperación y asegurarse de que no haya complicaciones. El tiempo de recuperación total puede variar, pero en general, se puede esperar una mejora gradual en las semanas y meses posteriores a la cirugía.

Durante el posoperatorio, el paciente deberá seguir las indicaciones médicas, que incluyen mantener el cuello inmovilizado con un collarín cervical durante un período determinado, evitar esfuerzos físicos intensos y asistir a sesiones de rehabilitación para recuperar la fuerza y el rango de movimiento del cuello.

En cuanto a las complicaciones, si bien la artrodesis cervical anterior es un procedimiento seguro, existen riesgos inherentes a cualquier cirugía, como infecciones, sangrado excesivo, problemas con el injerto óseo o lesión de las estructuras cercanas a la columna cervical. Sin embargo, es importante destacar que estas complicaciones son poco frecuentes y que la mayoría de los pacientes experimentan una mejora significativa en su calidad de vida después de la cirugía.