¿QUÉ ES LA RADIOFRECUENCIA O RIZOLISIS ?

La radiofrecuencia o rizolisis es otra opción de tratamiento para el dolor lumbar crónico que no ha sido aliviado adecuadamente con otros métodos conservadores.

Este procedimiento utiliza la energía de la radiofrecuencia para interrumpir la transmisión de señales de dolor de los nervios en la columna vertebral.

¿QUÉ SON LAS INFILTRACIONES O BLOQUEOS FACETARIOS?

Las infiltraciones o bloqueos facetarios son procedimientos médicos que implican la inyección de medicamentos antiinflamatorios y anestésicos en las articulaciones facetarias de la columna vertebral. Ventajas del tratamiento con infiltraciones o bloqueos facetarios:

  • Alivio del dolor: La inyección de medicamentos en las articulaciones facetarias ayuda a reducir la inflamación y a aliviar el dolor lumbar crónico.
  • Procedimiento mínimamente invasivo: Las infiltraciones o bloqueos facetarios son procedimientos relativamente sencillos y poco invasivos, lo que significa que requieren menos tiempo de recuperación en comparación con otros tratamientos quirúrgicos más invasivos.
  • Mayor movilidad: Al reducir el dolor en la columna vertebral, los pacientes pueden experimentar una mayor movilidad y funcionalidad en su vida diaria.

TRATAMIENTO PARA TU DOLOR DE ESPALDA

El tratamiento por radiofrecuencia es una técnica segura, que proporciona un alivio del dolor de espalda durante meses o incluso en ocasiones años.

INFORMACIÓN SOBRE INFILTRACIONES DE COLUMNA Y RADIOFRECUENCIA

El procedimiento se lleva a cabo en una clínica o centro médico y generalmente no requiere hospitalización. El paciente se coloca en una posición cómoda y se limpia la piel en la zona de la inyección. Luego, el médico utiliza guía fluoroscópica o ultrasonido para ubicar con precisión las articulaciones facetarias y, posteriormente, inyecta los medicamentos en el área.

La recuperación suele ser rápida y sin complicaciones. Después del procedimiento, se puede experimentar un alivio inmediato o en los días posteriores. Se recomienda evitar actividades físicas intensas durante las primeras 24 horas después del tratamiento. Los pacientes pueden regresar a sus actividades diarias normales después de un corto período de descanso.

Durante el procedimiento de radiofrecuencia, se inserta una aguja especial cerca de los nervios que transmiten las señales de dolor. Luego, se aplica una corriente de radiofrecuencia para calentar y lesionar selectivamente esos nervios. Esto ayuda a reducir la capacidad de los nervios para enviar señales de dolor al cerebro, aliviando así la sensación de dolor crónico en la zona lumbar.

  • Alivio prolongado del dolor: A diferencia de las infiltraciones o bloqueos facetarios, la radiofrecuencia proporciona un alivio del dolor más prolongado, a menudo durante varios meses o incluso años en algunos casos.
  • Procedimiento no quirúrgico: La radiofrecuencia es un procedimiento mínimamente invasivo que no requiere cirugía, lo que reduce el riesgo de complicaciones y acorta el tiempo de recuperación.
  • Mejora de la calidad de vida: Al reducir significativamente el dolor lumbar crónico, la radiofrecuencia permite a los pacientes retomar actividades cotidianas y mejorar su calidad de vida.

La recuperación después de la radiofrecuencia suele ser relativamente rápida. Los pacientes pueden experimentar una ligera incomodidad o dolor en el área tratada durante unos días, pero esto generalmente desaparece pronto. Se recomienda evitar actividades físicas extenuantes durante las primeras 48 horas después del procedimiento.