Tratamiento de Fracturas Vertebrales: Cifoplastia y Vertebroplastia

Las fracturas vertebrales son lesiones dolorosas y debilitantes que surgen a muchas personas, especialmente a medida que envejecen. La cifoplastia y la vertebroplastia son dos técnicas quirúrgicas avanzadas utilizadas para tratar estas fracturas y aliviar el dolor asociado.

Cifoplastia y Vertebroplastia: ¿En qué consisten?

La cifoplastia y la vertebroplastia son procedimientos mínimamente invasivos que tienen como objetivo restaurar la altura vertebral y aliviar el dolor causado por fracturas por compresión. Ambos procedimientos implican la inyección de cemento ortopédico en el interior del hueso vertebral fracturado, lo que refuerza la estructura debilitada y proporciona estabilidad.

Toda la información sobre cifoplastia y vertebroplastia

Por lo general, estos procedimientos se realizan en régimen ambulatorio o con una estancia hospitalaria breve. La elección entre cifoplastia y vertebroplastia depende del estado de salud del paciente y de la gravedad de la fractura. Ambos procedimientos se realizan bajo anestesia local o sedación consciente, lo que permite al paciente estar cómodo y despierto durante la cirugía.

El tiempo de recuperación varía según el paciente y el tipo de procedimiento realizado. En general, después de la cifoplastia o la vertebroplastia, el paciente puede esperar sentir alivio inmediato o casi inmediato del dolor. Sin embargo, se recomienda evitar actividades extenuantes durante las primeras semanas posteriores a la cirugía para permitir que el cemento se endurezca completamente y el hueso sano adecuadamente.

La incorporación de actividades normales en la vida cotidiana después de la cifoplastia o la vertebroplastia es gradual. En las primeras semanas, se recomienda evitar levantar objetos pesados, realizar movimientos bruscos o participar en actividades que ejercen presión en la columna vertebral. El médico confeccionó pautas específicas según la condición del paciente.

La cifoplastia y la vertebroplastia son técnicas quirúrgicas efectivas y de recuperación relativamente rápida para el tratamiento de fracturas vertebrales. Ofrecen alivio del dolor y mejoran la calidad de vida de los pacientes afectados. Siempre es esencial seguir las indicaciones del médico en cuanto a la recuperación y la reintegración de actividades normales para asegurar una recuperación óptima y duradera.