¿QUÉ ES LA PRÓTESIS DE DISCO CERVICAL?

La prótesis de disco cervical, también conocida como artroplastia cervical, es un procedimiento quirúrgico diseñado para tratar ciertas afecciones de la columna cervical, como la hernia de disco y la degeneración discal. En lugar de fusionar las vértebras afectadas, como en una cirugía de fusión espinal tradicional, la prótesis de disco cervical implica reemplazar el disco dañado por una prótesis artificial que permite el movimiento natural entre las vértebras

¿EN QUÉ CONSISTE LA OPERACIÓN DE PRÓTESIS DE DISCO CERVICAL ?

Durante la operación de prótesis de disco cervical, el cirujano realiza una incisión en el cuello para acceder a la columna cervical. Luego, se retira el disco intervertebral dañado y se coloca la prótesis artificial entre las vértebras adyacentes. Esta prótesis está hecha de materiales biocompatibles que permiten el movimiento y la flexión, replicando la función natural del disco cervical.

INFORMACIÓN DE LA PRÓTESIS DE DISCO CERVICAL

La prótesis de disco cervical es adecuada para tratar diversas patologías, como:

  • Hernia de disco cervical: Se produce cuando el núcleo pulposo del disco se desplaza hacia el canal espinal y comprime los nervios, causando dolor y debilidad en los brazos.
  • Degeneración del disco cervical: Es el desgaste progresivo de los discos cervicales, que puede provocar dolor crónico y reducción de la movilidad.
  • Estenosis cervical: Se refiere al estrechamiento del canal espinal en la columna cervical, lo que puede presionar las raíces nerviosas y provocar síntomas como entumecimiento y debilidad.

La duración de la operación de prótesis de disco cervical varía según el caso y la complejidad de la cirugía. En promedio, suele durar aproximadamente 1 h. Es importante destacar que cada paciente es diferente, y el tiempo exacto se determinará durante la evaluación preoperatoria.

Se han realizado estudios desde entonces a corto, medio y largo plazo, no encontrándose complicaciones de interés en relación a la luxación de la prótesis, aflojamientos, infecciones u otras complicaciones. A diferencia de las prótesis de rodilla o cadera, no se requieren reintervenciones para recambiar la prótesis. Esto se debe a que sus componentes no sufren un desgate significativo, al no tener que soportar grandes cargas ni fricciones entre los materiales.

Una operación de prótesis cervical, por ejemplo para la una hernia discal cervical, dura alrededor de 75 minutos, en la que se utiliza anestesia general y requiere una amplia experiencia en los cirujanos que la realizan.

En relación a la cirugía, se realiza a través de un abordaje antero lateral del cuello con una incisión en el pliegue cutáneo de unos 3cm. Se diseca y separan los tejidos que se encuentran anteriores al músculo esternocleidomastoideo, llegando directamente al borde anterior de la columna vertebral. Se trata de un abordaje muy común y frecuente en el que no suelen surgir complicaciones.

Posteriormente, se coloca un separador, se extirpa el disco intervertebral (discectomía) y se extrae la hernia de disco posterior. Este es el paso fundamental de la cirugía y requiere una amplia experiencia. Gracias a la utilización de gafas lupa con fuente de luz o microscopio nos aseguramos una completa liberación, extirpando toda la hernia y las posibles excrecencias de hueso (osteofitos) que puedan comprimir el nervio o la médula espinal. Tras un abundante lavado con suero fisiológico se implanta la prótesis cervical mediante control radiológico. Finalmente, se coloca un redón de aspiración y se cierra el abordaje en los diferentes planos.

La prótesis de disco cervical presenta varias ventajas significativas en comparación con las cirugías de fusión espinal tradicionales:

  • Movimiento preservado: A diferencia de la fusión espinal, la prótesis de disco cervical permite mantener el movimiento natural de la columna cervical, lo que evita la sobrecarga de las vértebras adyacentes.
  • Menor riesgo de complicaciones: Al preservar la movilidad, se reduce el riesgo de desarrollar problemas en las vértebras cercanas y la necesidad de cirugías adicionales en el futuro.
  • Recuperación más rápida: Los pacientes que se someten a la prótesis de disco cervical pueden experimentar una recuperación más rápida y una vuelta más temprana a sus actividades diarias.

Después de la cirugía, los pacientes suelen permanecer en el hospital durante un corto período para supervisar su recuperación. El posoperatorio implica seguir las recomendaciones del médico, que pueden incluir fisioterapia, uso de collarín cervical y evitar levantar objetos pesados. La mayoría de los pacientes pueden retomar sus actividades normales en unas semanas, pero la recuperación completa puede llevar varios meses, dependiendo de la persona y la complejidad de la cirugía.